Skip to content

Abusando de los arquitectos en los concursos públicos… ¿Hasta cuándo?

06.09.2013

[r-arquitectura]

Por si no teníamos suficiente con la que está cayendo, lo peor permanece aquí y quién sabe si para no marcharse, a la vista de los acontecimientos. Asistimos pavorosos a ver cómo el territorio laboral del arquitecto se asemeja más y más al far west, solo que ya hasta el sheriff es uno de los malos, pues la Administración Pública empieza a rozar la ilegalidad con sus maquiavélicos pliegos en sus concursos de proyectos arquitectónicos. Y si no me crees o no está al tanto, querido lector, te invito a leer esta reseña tomada de uno de ellos:

………………………………

2.1.4 Consulta nº4 

Pregunta: ¿El primer premio lleva consigo la posterior redacción del proyecto o son los 6.000 € que marca el PCAP? 
Contestación: El objeto del presente concurso de proyectos es premiar la propuesta de un proyecto de obra básico, el diseño y la definición de las características de la obra que albergará un vivero de empresas que se va a construir en el polígono industrial de Barro – Meis (Pontevedra). El premio únicamente conllevará a la gratificación dineraria no a la redacción del proyecto.

(La negrita y el subrayado es mío, lo demás es literal. Si te interesa ver el documento completo, lo tienes en la web de la Deputacion de Pontevedra o pincha aquí).

………………………………

Sí, se trata de la última de las consultas publicadas en esa web, como parte de la documentación accesible a los arquitectos interesados en participar en el CONCURSO DE IDEAS, CON INTERVENCIÓN DE JURADO, A NIVEL PROYECTO BÁSICO, PARA LA OBRA DE CONSTRUCCIÓN DE UN VIVERO DE EMPRESAS EN EL POLÍGONO INDUSTRIAL DE BARRO – MEIS (PONTEVEDRA), aún abierto en su convocatoria pública. Ya sabemos que, en sí mismo, no es delito, pero cuando menos es éticamente reprochable la fórmula elegida por este organismo público, y… vaya, no es excepción como muchos de vosotros ya sabéis.

Siendo precisos, no es solo éticamente reprochable sino denigrante: convocar un concurso para arquitectos cuyo trabajo a posteriori está obligado a ceder sus derechos intelectuales para intereses de terceras personas, sean o no públicas, jurídicas o individuos. Sin ser un experto en asuntos legales, no sé hasta qué punto esto es compatible con la legislación vigente en materia de Propiedad Intelectual, pero parece cuando menos deleznable que una situación de PARASITISMO sea amparada por la legalidad, y sin ningún tipo de escrúpulos acogerse a esa posibilidad para abusar de un colectivo tan de capa caída como el nuestro, el de los arquitectos. Pero no, el abuso no acaba ahí, pues hay una fase de pre-selección en la que los solicitantes deben acreditar no solo las habituales cláusulas de habilitación profesional y solvencia económica, sino que además deben mostrar un currículum con obra premiada en concursos de arquitectura recientes y justificar haber hecho obras por importe superior a 50.000€ de honorarios en los 3 últimos años (sí, ya sé lo que estarás pensando: lo normal de un arquitecto en plena crisis, ¿verdad?).

Y si éticamente es inaceptable, económicamente es ya inasumible, casi apelando al dumping entre profesionales, si bien en este caso no se puede dar ese caso (tan frecuente en los últimos tiempos) pues afortunadamente no hay oferta económica incluida pues se trata solo de un premio económico, no de una licitación de servicios profesionales para el proyecto destinado a ejecutar una obra. Hagamos cuentas grosso modo de lo que supone presentarse al concurso, sin ser muy detallistas. Veamos:

  •    Alquiler de oficina abierta durante 1 mes (plazo del concurso) = 500€.
  •    Sueldo básico del equipo redactor (1 arquitecto + 1 ingeniero) = 2.500€.
  •    Suministros (teléfono, electricidad, agua, gas, comunidad, etc.) = 300€.
  •    Material fungible y reprografía 8 paneles din A1 en cartón-pluma = 300€.
  •    Gastos indirectos (limpieza, seguros, HNA, amortizaciones, etc.) = 300€.
  •    Otros (envío por correo postal, pruebas de impresión, libros, etc.) = 300€.

HAciendo números gordos (tirando ala baja), salen como mínimo unos gastos totales de 4.200€. El primer premio es de solo 6.000 € brutos (retención incluida), o lo que es igual, unos 4.800 € netos. Así que, siendo el ganador, el afortunado arquitecto obtendría un premio “neto” de 600 €, más su sueldo mensual arriba indicado (suponiendo que nadie más interviene en el proceso de diseño, lo cual es mucho suponer ante un trabajo de tal enjundia, claro). Como veis, casi ni ganando salen las cuentas, y seguramente muchos podríamos decir que nuestros gastos son mayores a los que he señalado. Y no digo nada si eres un perdedor, o sea, un merecedor del segundo premio (3.000€), y de ahí para abajo todos, todos palman… y mucho. No es una broma.

Sinceramente no lo entiendo. No puedo creerme que este pliego (y tantos otros, vaya) haya sido redactado por funcionarios no-arquitectos, dadas las eminentemente características técnicas de las bases y el objeto del concurso. ¿Es que hay arquitectos de la Administración que aún no saben lo que nos cuesta ejercer la actividad? Y hablo solo en términos estrictamente económicos, claro.

Peor aún es la situación si entramos en los detalles técnicos de lo que exigen es para echarse las manos a la cabeza, donde al arquitecto se le trata en régimen de esclavitud (voluntaria, éso sí): 8, sí 8 paneles din A1, nada menos, para relatar el proyecto. Vamos, que ni que fuera la ampliación del Ministerio de Industria (es solo un pequeño edificio destinado a vivero de empresas de no más de 1.500 m2). Pero claro, ésa es la trampa: queremos duros a cuatro pesetas. En realidad, el organismo convocante quiere casi un proyecto de ejecución (además del edificio en sí, se pide una definición casi completa de todas las instalaciones, criterios de eficiencia energética, urbanización de parcela, etc.) y, a ser posible, tan-ta-ta-chan…. un VIDEO DE LA PROPUESTA…!!!!!  Sí, querido lector, piden una maqueta y un vídeo, que aunque no son obligatorios de presentar  “sí facilitará la comprensión de la solución adoptada”. Así que si sumamos estos gastos a los antes contabilizados me temo que ni ganando se puede uno permitir presentarse a este concurso. Y a tantos otros últimamente, la verdad.

Me asaltan muchas, muchas preguntas tras esta reflexión compartida contigo, querido lector, que intentaré resumir para no alargarme:

  1. ¿Qué hemos hecho los arquitectos para recibir un trato tan denigrante por la Administración?
  2. ¿De verdad es así cómo pretenden implantar la competitividad profesional vía LSP?
  3. ¿Existen compañeros (por decir algo) funcionarios que han dado el visto bueno a condiciones leoninas de trabajo como éstas sin oponerse al político de turno? (Haberlos, siento decirlo, haylos…)
  4. ¿Puede un colectivo como el nuestro seguir indefenso como lo estamos gracias a la habitual inacción de los Colegios de Arquitectos en materia de concursos, organismos a lo cuales nos vemos los arquitectos obligados a cotizar sin otra alternativa para ejercer la profesión pero sin que hasta ahora estas prácticas hayan sido denunciadas a nivel estatal por el CSCAE?
  5. ¿Hasta cuándo vamos los arquitectos a seguir permitiendo este tipo de abusos laborales voluntarios?

Es cierto que la profesión debe recapacitar de cómo se ha ejercido en los años de bonanza, de su falta de responsabilidad social, de su mirarse el ombligo, de su avaricia y codicia, de su afán de protagonismo (perdón por generalizar); pero no creo que nuestro futuro (ni el de nadie) deba pasar por una situación de sumisión o esclavitud para poder salir adelante. Si quieren calidad en la Arquitectura, hay muchos profesionales que podemos ofrecerla, pero, como todos los servicios y mercancías, supone un coste mínimo irrenunciable o viviremos en un dumping permanente, o simplemente ese far west nos recordará a la escena final de la mítica peli “LA MUERTE TENÍA UN PRECIO” (Sergio Leone, 1965):

Quiero pensar, querido lector, que no, que no va a ser éste nuestro futuro como profesionales. Ni nos merecemos ésto, ni vamos a ser cómplices callados de esta humillante situación. ¿Me ayudas a difundirlo para evitar estos abusos?  Te lo pido, querido lector, pues de los Colegios de Arquitectos no podemos esperar mucha ayuda, me temo… Porque a ver, llámame tonto, pero ahora que apenas se convocan concursos desde la Administración, ¿es tan difícil vigilar desde los Colegios de Arquitectos la redacción de los pliegos de los concursos?  Debe ser que sí, o que lo que hacemos los obligados cotizantes (léase colegiados) no les importa demasiado… Aunque no os preocupéis, que los próximos candidatos al CSCAE y sus delegados-recoge-votos en cada COA regional nos volverán a prometer una Unidad de Vigilancia Intensiva “para salvaguarda de nuestra diezmada profesión”, o algo así, ya lo veréis. Si no, tiempo al tiempo.

Anuncios

From → [ actualidad ]

9 comentarios
  1. Otra perla que saca el COAG, para que os curréis 1 A3, a cambio del gran premio de 1.000 eurazos, mostrando cínicamente la ínfima posibilidad de que el Concello contrate la obra y todo esto en quince días… Flipante!

    http://www.coaglugo.es/gl/noticias/808/concurso-de-ideas-para-remodelacion-da-praza-do-concello-de-sober-e-do-seu-entorno/

    • Muchas gracias por tu aportación, Carmen. A ver si entre todos les sacamos los colores a los que por pertenecer a los organismo convocantes de concursos de proyectos o por falta de vigilancia en la redacción de los pliegos por los COAs, están dejando de lado una de las labores de defensa de nuestro diezmado colectivo.
      Gracias de nuevo por tu comentario y bienvenida a este blog.

  2. Sergio Mendoza permalink

    Todo esto que nos cuentas, me recuerda humildemente a la situación que nos toca vivir a los estudiantes. Hoy en día también tenemos una serie de concursos muy jugosos a primera vista y en los que se incluyen grandes premios (hablo de cantidades de hasta 1.500 €). La realidad en la mayoría de ellos es que esconden (de manera mal disimulada) un afán de negocio y propaganda gratuitos. Me explico: la mayor parte de ellos pretende que los alumnos paguemos cantidades bastante altas, de hasta 300 € (eso sí, en grupos de tres para que el montante final sea menor) para poder participar en ellos. Mi sorpresa vino al ver el número de participantes inscritos, una lista de más de 250. La relación de ganancias con la de premios era exorbitante. Debemos sumar también a esto la parte de impresiones de carteles, envíos, pruebas de impresión, etc… y todo a cambio de una propaganda más que gratuita en las universidades públicas.
    Los arquitectos nos estamos viendo encarcelados desde los principios y, como estudiante, cada vez resulta más difícil encontrar un sentido a estos cinco últimos años invertidos en formación. Teniendo todavía menos sentido la impasibilidad de la mayoría de nuestros compañeros, tanto profesionales como estudiantes en estos abusos.
    Gracias Rodrigo por estos artículos que nos van abriendo los ojos y nos van motivando cada vez más a levantarnos de nuestros asientos.

  3. Lamento, querido Sergio, que a tan temprana edad como la que gozas ya seas tan consciente de los abusos al participar en concursos en la etapa de estudiante. Esto simplemente es deleznable, pero, como ves, pululan impunemente.
    Gracias por tu comentario y por la energía que infundís gente joven e inconformista como tú. Muchos deberían tomar ejemplo.
    Seguiremos dando guerra, al menos desde este blog… Cuento contigo!

  4. antonio permalink

    gracias, Rodrigo, primero, por tu entrada en blog, y gracias por sus comentarios a los compañeros que te siguen; sólo aclararte que sí, desde los COAs muchos compañeros vigilan estas convocatorias, presentando alegaciones cuando se puede (lamentablemente el marco legal actual permite formatos de “concursos de ideas” que a muchos nos parecen, como mínimo, extraños), e intentando dignificar estas oportunidades, no solo de acceder a trabajo, sino de seguir “en la brecha”, difundir tu forma de entender o hacer arquitectura, aun en papel, que muchas veces son la única posibilidad que tienen arquitectos empezando su carrera profesional… Me consta que desde el COAG se ha venido intentando que cambien las condiciones de ese concurso de Meis, y que el concurso de Sober (del que da Carmen un enlace), aunque modesto, tiene al menos un jurado de mayoría de arquitectos, con la inclusión de un representante de los concursantes, y con unas condiciones de partida que garantizan que está abierto a cualquier arquitecto en condiciones de igualdad. ¿Que son escasos 1.000 euros por una propuesta a presentar en un panel A3?, por completo de acuerdo (y los 15 días son a partir de la publicación en el BOP, cuando el COAG anuncia el concurso antes de esa fecha), ¿que con esos 1.000 euros los tres seleccionados tienen que desarrollar su trabajo -en 2 paneles A1- con el compromiso de contratación futura únicamente condicionado a que el Concello consiga financiación para la obra? claramente insuficiente, pero pensemos también en las críticas que levantan las administraciones que se embarcan en proyectos de los que no tienen garantizada su financiación, y los problemas de comenzar a trabajar en proyectos que después quedan en el tintero y con procelosos piélagos de contratación (y facturación y cobro, al final), tan comunes… Siendo los COAs una máquina burocratizada y lenta, no olvidéis que en todos ellos ha habido siempre -y sigue habiendo ahora- arquitectos que trabajan todo lo que pueden para intentar que no se juegue con la ilusión y el trabajo de los compañeros…

    En cualquier caso, bienvenida la guerra, desde este blog y otros como este… contamos con todos!!!

    • Muchas gracias por tu comentario, Antonio.
      Entiendo lo que dices, pero también hay que considerar que no se puede jugar con el trabajo GRATUITO de ningún profesional. Los arquitectos ya nos hemos habituado a ello, pero no existe algo similar en ningún otro ámbito profesional. O, al menos, no teniendo que dar tanto a cambio de NADA desde un principio. No pido una remuneración de gastos a cada participante, pero quizá sí una fórmula en la que esa elección del mejor proyecto se haga con una entrega de trabajo razonable en los documentos técnicos a entregar, sobre todo si se trata de proyectos de tamaño pequeño-mediano como el ejemplo de mi post. Y, en todo los casos, sí me parece una falta de respeto a ese profesional que ha sido meritorio del primero premio, pues lo mínimo que merece es respetar la propiedad intelectual de su trabajo y que el futuro de éste lo dirija él mismo, no terceras personas que manipulen su anteproyecto y encima se lucren a su costa. Eso es indigno, seguro que estás de acuerdo con esto, verdad?
      Agradezco enormemente la molestia que te has tomado en tu comentario al post, dado que aún se trata de un blog muy, muy jovencito. Aportaciones como la tuya son muy valiosas para nuestra labor de divulgación. Espero verte por aquí más adelante…

  5. Rodrigo, como bien dices, merecemos algo más. Miramos por la arquitectura, pero a un nivel mundano miramos, o así debieramos hacerlo, mirar por nuestros clientes.
    Cuando no miramos por los clientes (aunque sea oponiéndonos) nos denigramos, cuando nos plegamos a cualquier cosa, nos denigramos. Y como resultado es que hasta la administración denigra.
    Nos fagocitamos entre nosotros, competimos constantemente entre nosotros y acabamos “matándonos” entre nosotros y a la profesión.
    Como funcionario me veo aludido, pero no para mal, puesto que veo muchas cosas que intentas corregir, lucha diaria que por lo general se pierde. Pero cuando consigues un triunfo, ah…., que gusto. Lo que animo a los funcionarios es a no rendierse, a corregir los vicios existentes con el trabajo diario. Vicios como los que denuncia Rodrigo, para que poco a poco la arquitectura vuelva a ocupar su posición.

    Y aprovecho para criticar una situación, y es que tanto en la Administración como en la profesión veo una gran diferencia generalcional, entre lo mayores de 45-50 años y los menores.
    Una diferencia de pensar y ser, los primeros están apoltronados, acomodados, aglutinan el ejercicio de la profesión en un caso y se comportan como “funcionarios” en el otro ( lagran mayoría, que les hay preocupados por la arquitectura en vez del bolsillo y de trabajar). En cambio veo la tendencia contraria en los otros, unas ganas de cambio y de trabajo en los menores.

    Cambiemos por tanto estos abusos denunciándolos, hagamonos un hueco, pero ante la sociedad no antes los colegios, que considero están entre los “funcionarios” y “acomodados”. Veamonos como un colectivo y no nos hagamos la guerra entre nosotros.
    Yo por mi parte trataré de evitar, en lo que pueda, las situaciones como las de este concurso dentro de la administración, e invito a aquellos funcionarios que puedan a evitar estas situaciones, que se quiten el polvo de tantas horas de oficina y comiencen a actuar dentro de sus posibilidades. Grano a grano haremos granero.

    Adelante compañeros

    • Qué satisfacción poder leer palabras tan claras como las tuyas, Carlos. Las suscribo al completo!!! Y reconozco que tienen un mérito especial, estando tú ocupando un puesto en la Adminsitración. Gracias por tu comentario y a seguir en la lucha. Ya sabes que puedes “pasearte” por aquí cuando quieras, eres bienvenido…

    • Cristina Gutierrez permalink

      Totalmente de acuerdo con Carlos y con Rodrigo, intentemos unirnos, estoy convencida de que todos (o la gran mayoría) tenemos un mínimo común denominador, y que desde distintos lugares podemos trabajar por ir poco a poco mejorando algo.
      Muchas gracias a Rodrigo por crear, y lo que es más duro mantener, un lugar de encuentro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

arquitextonica.net

publicación digital sobre arquitectura, diseño, imagen y sociedad red

FAKTA

Espacio para la teoría del arte y la crítica cultural

MASTERS of CONCRETE

Construir, habitar, pensar y citarlo todo

dicho en el vacío

una colección de textos sobre arquitectura y lo que la rodea

arquitectura con minúsculas

"mucha gente pequeña, en lugares pequeños, haciendo cosas pequeñas, puede cambiar el mundo" e. galeano

proyecto.progreso.arquitectura

ISSN 2171-6897 / ISSN-e 2173-1616 / DOI: http://dx.doi.org/10.12795/ppa

cajón (de sastre) de arquitecto

el cajón (de sastre) de arquitecto para la cultura, el diseño y la arquitectura contemporánea

axonométrica

representación de una idea referida a tres ejes ortogonales: la teoría, la práctica y la docencia de la arquitectura

Con un garabato

Garabateando arquitectura

Architectural Disaster LOL

A blog manual for what not to do in architecture. Enjoy :)

LIVE COMPONENTS

Just another WordPress.com weblog

delirious new blog

arquitectura + procesos creativos

UIC Barcelona School of Architecture official blog

UIC Barcelona School of Architecture Official Blog

Josep K

proceso de construcción

PedacicosArquitectonicos

Arquitectura Curiosidades Blender Proyectos Estudiantes Actualidad

n+1

Aquí también hay que leer compulsivamente (LFC)

blanca espigares rooney

Arquitectura, investigación y docencia

el blog de [ r-arquitectura ]

by Rodrigo Almonacid C. (arquitecto)

A %d blogueros les gusta esto: