Skip to content

Oíza: “¿Usted bebe leche de vaca?”

04.10.2013

OIZA y la leche de vaca

Contaba el gran maestro de Cáseda, D. Francisco Javier Saénz de Oíza, una verídica anécdota que transcribo (con vuestro permiso, y sin la gracia que habría transmitido él con su inigualable verbo) por la pertinencia y vigencia actual de sus palabras.

Pues sucedió que habiendo sido él citado para una entrevista con los jefes de una empresa muy-muy-muy importante para una posible colaboración profesional, y siguiendo el protocolo común de hacer esperar al invitado, un arquitecto de la casa se ocupó en entretenerle la espera merodeando por las oficinas, mostrándole aquél (con ese orgullo de fiel empleado de la casa) las insignes obras que recientemente habían terminado de construir. Abrumado por la exhibición de poderío, y un poco harto de esperar ya tras dos horas de letanía, fue invitado por fin a sentarse a la mesa de reuniones, a lo que Don Paco se negó si antes  no aclaraba una cuestión con Jesús Velasco, el “arquitecto-cicerone” (luego amigo suyo desde entonces). Tomando él la palabra, formuló la siguiente pregunta, para la sorpresa de los allí presentes:

– O: Velasco, ¿usted bebe leche de vaca? 

– V: Hombre, pues yo pensaba, hasta ahora, que todas las mañanas me desayunaba con…

– O: Ése es su error. No quiero que Ud. me diga si bebe leche de vaca, sino saber si Ud. bebe PRECISAMENTE leche de vaca.

– V: Sí.

– O: Pues no. Mire usted, precisamente yo sí bebía leche de vaca, de “Charito”. Una vaca que tenía mi abuelo. Se ordeñaba y bebía toda la leche. Usted bebe leche promedio de muchas vacas. Mezclan la leche de muchas vacas, y sale un producto muy uniforme. De modo que Ud. bebe leche de promedio de vacas, ¿se da Ud. cuenta? Pero como, según las matemáticas, los promedios de talla de, por ejemplo, cincuenta mil madrileños, y otros cincuenta mil, daría un error de una micra, el promedio de mucha leche de vaca, y de otra mucha leche de vaca, tendría el mismo sabor. Y resulta que la “Pascual” no sabe igual que la “Gurelesa”, y no sabe igual que la “Asturiana”. O sea, que resulta que, claro, usted tampoco toma leche promedio de vacas. ¿Sabe Ud. lo que bebe? Yo ya lo he averiguado. Usted bebe el envase. O el procedimiento. O sea, según el procedimiento de extracción, sea uperizado, o desecado, o deshidratado, o de no sé qué, así sabe la leche. O sea, sabe a envase. Al final la leche sabe a procedimiento. Bueno, pues ¿ve Ud. cómo esto es importante? Porque lo que he visto de ustedes antes, sabe a procedimiento, y así es como ustedes destruyen la Arquitectura, y, claro, el resultado tiene muy poco que ver con la Arquitectura.

( … Como diría el otro: “fin de la cita“… )

Efectivamente, hoy asistimos a un panorama arquitectónico donde vemos leche que ya no es leche, aunque desde todos lados nos hayan insistido en mostrar que tal o cual obra eran “la leche”. Y, lo peor, es que quizá a muchos se les haya olvidado el olor y sabor de la leche, de esa que se toma(ba) tras ordeñar. Si los tiempos no cambian, y ya se ocuparán muchos de que así sea, la nueva Ley de Servicios Profesionales aterrizará próximamente y sus resultado serán aún más devastadores para la Arquitectura. Los “cenáculos” de la buena arquitectura, esos a los que apelaba Oíza como única solución de supervivencia a la mediocridad, están destinados a fenecer sin remedio. Las grandes empresas de construcción se habrán quitado de en medio al estorbo del ejercicio de un buen arquitecto, en aras a mejorar el panorama de crisis —nos dirán hasta la saciedad— gracias a haber logrado simplificar la burocracia, a una reducción de plazos y costes, o sea, el marchamo ese con el que han decidido marcar a sangre a todo el personal —ahora ineficiente, pero hace solo 4 años capaz de liderar una Alianza de Civilizaciones como recordaréis— con el mantra neo-con y merkeliano del “aumento de competitividad”…

En definitiva, que asistimos impávidos a la exterminación del sabor de la leche con el pretexto de que todos puedan acceder a beberla, como si hasta ahora nadie hubiera tomado leche o ni siquiera la hubiera visto vender en la tienda. Pero entonces, querido lector, ya no será leche, como advertía Oíza. Ni siquiera un sucedáneo mezcla de leches. Será solo “construcción”, nunca ARQUITECTURA, una casa que opera funcional y sosteniblemente (por supuesto, con mil medallas “green”) pero sin alma, sin sabor, sin la emoción de la plástica arquitectónica. Por éso incluso la propia Administración Pública (con el apoyo impúdico de nuestros Colegios Profesionales de Arquitectos, empezando por el que tengo más cerca, el aletargado COACyLE) convoca a bombo y platillo concursos a la mejor “CONSTRUCCIÓN SOSTENIBLE”, sin que la palabra ARQUITECTURA parezca ser digna de incorporarse al discurso, o siquiera al título del certamen. Está claro: sobra. O, mejor, sobramos. Por si no me crees, mira este vídeo “promocional” en el que el colega Luis de Garrrido presume de haber conciliado los valores de la mejor arquitectura, la interpretación psicológica del cliente y la construcción más respetuosa con el medio ambiente en su último “engendro”: LA NUEVA CASA DE LEO MESSI.

Si aún no estabas al tanto, éso es lo que nos espera, con la aquiescencia del personal y las alabanzas por los mass media de los Joaquín Torres o los Luis de Garrido de turno… ¿Nos podemos permitir el lujo de no responder? ¿Por cuánto más tiempo deben los COAs o nuestro colectivo profesional permanecer en este letargo invernal? Si esperamos a que la sociedad demande una contestación ética nuestra lo llevamos claro… Y  como esperemos a “organizarnos” los arquitectos, ya sabemos lo que pasa. Así nos luce el pelo.

Ahora que ya se tañen campanas a rebato con las elecciones a la presidencia del CSCAE, no estaría mal que los candidatos (esos que se presentan pero a los que no tenemos derecho a votar en elección democrática como todos sabéis) se pronunciasen al respecto. A algunos nos gustaría saber cómo van a afrontar el problema de la “uperización arquitectónica”, qué tipo de envase están dispuestos a admitir del Gobierno para servirnos esa leche que, cual maná del cielo, nos van a prometer a los arquitectos para cuando la crisis haya sido superada. Si, todavía hay voces que creen que esto volverá a lo de antes “más o menos”, aunque sé que tú, querido lector, ya has asumido que los nuevos tiempos han llegado para instalarse así de crudos, como las palabras de Oíza, entre nosotros: ya no habrá vacas que ordeñar. Y tú, amigo arquitecto, ¿estás dispuesto a beber leche de vaca para sobrevivir?

Anuncios
15 comentarios
  1. Muy interesante reflexión. Yo también le escuché a Oíza esa anécdota. Me ha gustado mucho cómo la enlazas con la situación de los mass media y del panorama actual en la opinión pública.
    Muy bueno.

    • Gracias por tus palabras, José Ramón.
      La anécdota está transcrita de la revista EL CROQUIS nº 32-33 (edición revisada y ampliada en 2002), para que quede claro que no es un invento ni una de esas hazañas de leyenda… Lástima no haberla escuchado de su propia voz como tú, seguro que debía ser muy divertida contada por él mismo. Recomiendo leer el grupo de “DISERTACIONES” que publicaron en esa revista en su día (1988), pues Oíza da un gran repaso a muchos temas muy interesantes y que, sorprendentemente, están de pura actualidad!!!

  2. El problema es que a la gente ya no le gusta la leche, la de verdad quiero decir. Si le das a alguien un vaso de leche de vaca recién ordeñada, a la gente le sabe fuerte, les resulta un sabor desagradable porque ya están acostrumbrados a la “otra leche”, a la envasada, a la que sabe a “procedimiento” como decia Oiza, que además es más barata, más comoda de consumir y que si quieres, viene con todos los añadidos posibles que puedas imaginar, más calcio, más vitaminas, más ecologica, más lo que tu quieras.

    En la arquitectura pasa igual, la gente ya no quiere leche de vaca, no le gusta, por una u otra razón ya se han acostumbrado al sabor de la otra leche y valoran mucho más otros aspectos, como si trae omega 3 por seguir con el simil, o que sea “ecosostenible”, con tal o cual material, o que lleve los 20 simbolos de los que habla el Garrido este (por cierto, que la noticia es mentira, el padre de Messi dice no conocer al tipo este, que se ha hecho una autopromoción de paso pocas veces antes vista). Como decia, se valora más cualquiera de esas cosas que el echo de que sea, efectivamente, leche de vaca, o arquitectura, en nuestro caso.

    Dificil solución tiene esto, muchos pasos atras vamos a tener que dar para volver a empezar y comenzar a tomar las riendas de las “explotaciones agrarias” o estudios de arquitectura, y muchos pasos luego adelante tendremos que dar para volver a convencer y poder dar a la gente arquitectura, o leche de vaca, lo mismo da.

    Un saludo.

    Muy bueno el artículo, y de acuerdo con José Ramón en que está muy bien hilado todo 😉

  3. Se agradecen enormemente el recibir comentarios vuestros, queridos lectores, y más si son palabras tan elogiosas y generosas como las tuyas @hansbrinker…
    Suscribo tu opinión de que la leche de verdad ya no gusta, pero no por su sabor, si no porque como ya no se encuentra pues se tilda de rara, y por tanto, no encaja en el modelo actual del gusto de las masas. En fin, que no digo yo que no haya que seguir aplaudiendo a David Bisbal por la gran cantidad de discos vendidos, pero que no me obliguen a aplaudirlo por su brillantez musical, por favor. Y sé que no soy el único, verdad? Pues éso…
    Gracias de nuevo por comentar y aportar ideas al discurso. No es mío, es de todos… 🙂

  4. Muy buena anécdota de Oíza. Tuve la oportunidad de escucharle mientras estudiaba en la ETSAM y me imagino la cara de los que escuchaban su disertación sobre la leche de vaca.

    No sé a dónde nos dirigimos, hoy por hoy el planteamiento neoliberal de todas las cuestiones de la vida hace que los productos sean baratos y de consumo rápido. Usar y tirar. La banalización del urbanismo, la arquitectura “tuit”, como la define el profesor Fariña en su blog, de mucha pompa y poca sustancia y la LSCP para rematar.. son muchas circunstancias que pueden deprimir a cualquiera que haya estudiado arquitectura con cariño.

    Tendremos que estudiar un máster en “procedimientos” arquitectónicos y no en leche de vaca.

    Un abrazo Rodrigo y buen fin de semana.

  5. Sergio Mendoza permalink

    Como siempre, da gusto leer estos artículos que nos devuelven la ilusión que en cierta medida nos va quitado la realidad en la que vivimos.
    Personalmente no conocía la anécdota que Oíza pero es una idea que ha estado dando vueltas en mi cabeza durante un tiempo, la banalización de todos los objetos que nos rodean. Yo soy una persona que ha crecido muy vinculado al campo y todo esto me resulta muy cercano.
    Mi opinión es que los ritmos de vida actuales y la rápida fagocitación de todos los productos por parte de la sociedad nos está llevando a estas realidades. Nos encontramos en una encrucijada en la que se plantean solo dos salidas: adaptarnos a la macroproducción o bien afrontar la especialización en un producto “estrella”.
    El problema surge de la mala interpretación de las ideas para conseguir ser estelares (o si hablamos de fútbol, galácticos). No conocía el proyecto de la casa de Messi y me ha resultado muy cómico. Me recuerda mucho a la La ville idéale de Chaux de Ledoux pero en el otro lado de la esencia de esa misma arquitectura simbólica que nos habla Luis Garrido. Tal vez sea problema de la formación o tal vez sea que este señor es un visionario y esté haciendo una crítica a lo que nos ocurrirá con la LSCP que nos llevará al olvido de proyectos como el citado anteriormente de Ledoux.

    Enhorabuena otra vez por tu artículo, siempre ayudándonos en nuestra formación.
    Un saludo.

    • Reconforta saber que este post te haya resultado interesante, Sergio.
      Respaldo tu aportación y veo que somos cada vez más los que no solo nos negamos a aceptar una visión frugal y evanescente de nuestra labor como arquitectos, sino que además nos atrevemos a combatirla en público. Creo que un mínimo de compromiso es indispensable y será obligatorio si pretendemos recobrar la confianza de la sociedad.
      Me alegra contar con la compañía de jóvenes como tú en este paseo por el desierto…
      Gracias de nuevo por comentar y aportar tu opinión en este blog.

  6. Bremgarte permalink

    No se que opinas, pero te diré a Oiza le interesaba muy poco el Colegio, mas bien nada. Fui su alumno antes de morir el general. Que recuerde, además de considerar que el vehículo mas humano era la bicicleta, aunque el pilotaba un Morga, por que iba a ras de suelo, le molestaba mucho el no poder elegir, es decir la colegiación obligatoria en un colegio profesional único.

    • Gracias por el comentario, Bremgarte.
      Desconozco la idea que tenía Oíza de los colegios, pero sí de la labor profesional del arquitecto. De hecho, lo que comentas de su coche, el Morgan, lo cita para expresar que lo compró precisamente porque era la prueba más evidente de que cuando las cosas se hacen bien no hay una macro-empresa que pueda superar en calidad a una labora casi de artesano como es la factoría inglesa. Y lo comentaba diciendo que a él no le iban a ganar “ésos” haciendo “casas monas”, con toda la ironía … y era cierto, claro!!
      Bienvenido a este blog. Valoramos todos los comentarios y aportaciones, de verdad. Gracias de nuevo. 🙂

  7. Por cierto la “casa de Messi”, no es tal. El no ha contratado al susodico arquitecto para proyectar su nueva casa. Es el arquitecto el que ha hecho un fake, para conseguir notoriedad. Realmente esto es caer muy bajo y pervertir hasta el infinito la professión.

    • Ya, ya… es increíble hasta dónde pueden algunos llegar por salir en la prensa rosa de la Arquitectura… pero “antes se pilla a un mentiros que a un cojo”, aunque en España éso no siempre viene ocurriendo así, lamentablemente. Si te paras a pensarlo, querido/a “m”, este Luis de Garrido ahora ya no puede presumir ni del cliente, porque lo que es de su obra… si entras en YouTube salen “atrocidades” con su firma: casas cuya planta es un ojo egipcio maquillado, y “engendros” similares. En fin, no entres si no es para reírte un rato. Uno no debe tomarse todo esto tan en serio como parece….
      Gracias por comentar y bienvenido/a a este blog.

      *Por cierto, me gustaría al menos saber tu nombre de pila, para saber si he de tratarse con género masculino o femenino, se me hace un poco difícil, y no soy de los que use el “@” para esa ambigüedad sexual… si no es mucho pedir, vaya, ok? 🙂 .

  8. Kike permalink

    Me ha encantado tu artículo y por supuesto la sapiencia del maestro Oiza. Da gustó ver que sigue haciendo gente que se preocupa por que no todo sea de fábrica.

  9. Menuda atrocidad la casa (si se puede llamar así) del señor Garrido, ni en las mejores ediciones de los Sims se puede encontrar un esperpento similar. No creo que sea ni “leche sintética”.

Trackbacks & Pingbacks

  1. Lo que me interesó de Zaha Hadid… y lo que no. | el blog de [ r-arquitectura ]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

arquitextonica.net

publicación digital sobre arquitectura, diseño, imagen y sociedad red

FAKTA

Espacio para la teoría del arte y la crítica cultural

MASTERS of CONCRETE

Construir, habitar, pensar y citarlo todo

dicho en el vacío

una colección de textos sobre arquitectura y lo que la rodea

arquitectura con minúsculas

"mucha gente pequeña, en lugares pequeños, haciendo cosas pequeñas, puede cambiar el mundo" e. galeano

proyecto.progreso.arquitectura

ISSN 2171-6897 / ISSN-e 2173-1616 / DOI: http://dx.doi.org/10.12795/ppa

cajón (de sastre) de arquitecto

el cajón (de sastre) de arquitecto para la cultura, el diseño y la arquitectura contemporánea

axonométrica

representación de una idea referida a tres ejes ortogonales: la teoría, la práctica y la docencia de la arquitectura

Con un garabato

Garabateando arquitectura

Architectural Disaster LOL

A blog manual for what not to do in architecture. Enjoy :)

LIVE COMPONENTS

Just another WordPress.com weblog

delirious new blog

arquitectura + procesos creativos

ESARQ-School of Architecture

Official blog of ESARQ-School of Architecture at UIC Barcelona

Josep K

proceso de construcción

PedacicosArquitectonicos

Arquitectura Curiosidades Blender Proyectos Estudiantes Actualidad

n+1

Aquí también hay que leer compulsivamente (LFC)

blanca espigares rooney

Arquitectura, investigación y docencia

el blog de [ r-arquitectura ]

by Rodrigo Almonacid C. (arquitecto)

A %d blogueros les gusta esto: