Skip to content

arquitecturas inclasificables: el “Goetheanum” (R.Steiner, 1926-28)

08.11.2013

GOETHEANUM (c) r-arquitectura

Interior del Goetheanum (c) Rodrigo Almonacid [r-arquitectura]

Inclasificable. Incalificable. Inabarcable. Inaprensible. In-“no-sé-cuántas-cosas”…

El GOETHEANUM es una de esas obras de Arquitectura Moderna que desestabiliza al espectador , ya sea éste profano o docto en Arquitectura. No en vano, estimado lector, es esta una de esas grandes obras ignoradas por los grandes popes de la Historiografía del Movimiento Moderno como Giedion, Pevsner, o Hitchcock, para quienes haber incluido esta obra en sus magníficas “Historias de la Arquitectura Moderna” hubiera supuesto no solo una anomalía sino una inadmisible erosión a su concepto de Modernidad mesiánica que pregonaron con audacia en el período de entreguerras. Tampoco autores más recientes como Frampton o Benévolo siquiera mencionan de pasada a este edificio ni a su autor; tan solo William Curtis le hace mínima justicia con una imagen y una frase lapidaria, diciendo que es “otra omisión capital de la primera historiografía del movimiento moderno“, al referirse al Expresionismo en el que esta obra queda etiquetada.

El edificio es verdaderamente sorprendente y revelador, viva representación de la Antroposofía, rama de pensamiento escindida de la Teosofía de H.Blavatsky, a la que se suele definir como un movimiento científico-filosófico-espiritual que abrazaron pintores tan fantásticos como vanguardistas de la talla de Kandinsky o Mondrian. A Rudolf Steiner (1861-1925), impulsor de ese movimiento a medio camino entre lo esotérico y lo religioso, debemos la construcción del “Goetheanum”, tanto en su primera versión de doble cúpula (pasto de las llamas en la Nochevieja de 1922-23) como en la definitiva, la segunda versión que Steiner empezó a construir el año de su muerte (1925) y terminada en 1928. Cronológicamente es coetáneo de la villa Stein (Le Corbusier), del Pabellón de Rusia en la expo de París (Melnikov) o de la Weissenhofsiedlungen de Stuttgart (Mies…), y anterior al Sanatorio de Paimio (Aalto), al rascacielos neoyorkino Chrysler (Van Allen) o a la exposición internacional de Estocolmo (Asplund…). Sin embargo, cualquiera podríamos adscribirlo a la arquitectura brutalista de la posguerra; o, por el contrario, interpretarlo como el sedimento de otros experimentos proto-racionalistas como el Werkbundtheater de Henry van de Velde (1914) , ciertas obras industriales de Hans Pöelzig. En fin, como anunciaba al principio, una auténtica rara avis para cualquier ejercicio taxonómico de cierto rigor.

GOETHEANUM acceso principal (c) r-arquitectura

Acceso principal al Goetheanum en el invierno de 2004 (c) Rodrigo Almonacid

Pocas veces un arquitecto construye un sueño, así, literalmente. En las primeras décadas del pasado siglo XX, los anhelos de transgresión dieron lugar a episodios notables de arquitecturas fantásticas, nunca completadas. Quizá porque, en el fondo, nunca tuvieron la voluntad de ser proyectadas para acabar convirtiéndose en materia edificada. Uno intuye que siempre hubiera sido menos interesante la construcción terminada que los dibujos del proyecto que se conservan de obras por todos conocidas: las ciudades futuristas de Sant’Elia, las utopías constructivistas de Tatlin o Lissitzky, los sueños expresionistas de Mendelsohn o incluso propuestas de lugares de culto simbólicos como el “Danteum” de Terragni (todo un elogio a Dante para mayor gloria del fascismo patriótico de la Italia de Mussolini). Rudolf Steiner no lo quiso así, quiso trascender al plano de las ideas, ordenando una única materia para lograr darle su corpus físico: el hormigón armado.

El edificio, de escala monumental a todas luces, pierde su rigidez y simetría programática al cobrar vida en sus elementos. Pórticos sin columnas, ventanas trapezoidales (nunca hay dos iguales juntas), vidrieras con trampantojos y de gran intensidad cromática, escaleras que parecen no llevar a ninguna parte, una cubierta tan facetada como un caparazón de un crustáceo o tan dura como una costra de basalto… Cuando lo visité hace ya casi 10 años me quedé perplejo tras la visita, acaso como aquel viajero que acabó conmocionado al quedar atrapado en el castillo de Nosferatu. Y más aún tras pasear entre las arquitecturas que acompañan al Goetheanum de Dornach, donde creció una colonia repleta de las más extrañas piezas que uno pueda imaginar, elogio sin duda a la figura de ese Fausto que despierta en la segunda parte del texto escrito por Goethe donde el pathos personal de la primera parte trasciende a uno más universal, verdaderamente trágico, al que uno se enfrenta sin tapujos pues ha vendido el alma al diablo antes. Tienes aquí, querido lector, un vídeo a modo de visita virtual por el edificio (acompañado por la música de Beethoven), pues intentar describir los espacios y detalles de este edificio con fotos fijas se hace tarea imposible:

Quizá Rudolf Steiner vio perdida su alma al ver incendiadas las delicadas cúpulas de madera de su primer Goetheanum, y la decidió vender su alma al diablo en forma de inexpugnable roca de hormigón para liberarse a él mismo y a cuantos seguían la antroposofía por entonces (no pocos, y muy influyentes). Yo me quedo aquí, en lo terrenal, allí donde mis ojos se quedan pasmados imaginando la complejidad de los encofrados de tablones para el hormigón o boquiabierto ante un inesperado baño de luz coloreada (basta ver la imagen del final de este post), verdadera ablución espiritual para el alma de un arquitecto irreverente e inconformista como yo, lo admito.

GOETHEANUM (c) Rodrigo Almonacid

Vestíbulo principal del GOETHEANUM (c) Rodrigo Almonacid

[ Nota: Si consideras que este post te ha resultado interesante, querido lector, me sería muy útil saberlo con un simple click tuyo en el “ME GUSTA“; o, si tienes más tiempo y te apetece, puedes interactuar con el texto haciendo tu propia aportación personal en los comentarios. Gracias por entenderlo… ]
Anuncios
15 comentarios
  1. ME GUSTA, el post y la obra, por el atrevimiento de Steiner (y el de Almonacid) de poner en valor una obra de estas características. Gracias Rodrigo por dárnosla a conocer, todo un descubrimiento!!

  2. Gracias a ti, Paula M., por comentar. De verdad, si alguna vez estás cerca de Basilea aparca alguna visita a un “HERZOG&DEMEURON” y con un tren te vas a Dornach y verás cómo disfrutas de la visita…
    Me alegra saber que ha sido de tu interés. Seguiremos contando historias de éstas!! 🙂

  3. Una vez que llegas a la Goetheanumstrasse indicada en esa imposible pieza que es el transformador eléctrico se entra en una especie de universo paralelo con construcciones extrañas, ventanas poligonales, vallados estrafalarios -a imagen y semejanza de la pieza principal- y colores pastel que te hacen dudar si en la fondue de la cena de la noche anterior no habría ninguna sustancia extraña. Luego, una vez entras en el Goetheanum, te das cuenta de que ese edificio no puede ser verdad.
    Pero lo es.

    • Sí, la verdad es que la experiencia de la visita al Goetheanum es muy singular, y seguramente cada uno haríamos una crónica muy diferente… Pero de lo que creo estar seguro es de que es una pieza de buena Arquitectura, no una simple “rareza”.
      Gracias por compartir tus sensaciones, Pedro. Y bienvenido a este blog, que siempre abre las puertas a todos los que (como tú) amamos la Arquitectura.

      • Gracias por la bienvenida, Rodrigo. Hace poco que descubrí el blog. Ahora que ando trasteando con el mio es cuando voy descubriendo el mundo “bloguero”.
        Sin duda tanto el Goetheanum como las edificaciones satélites de esa especie de poblado son piezas más que interesantes. Y mucho más cuando se pone en el contexto en que se construyó.
        La Iglesia de San Antonio de Karl Moser es otro ejemplo cercano al Goetheanum (en Basel) que tampoco deja indiferente.

  4. Una pena que este tipo de obras no sean más conocidas… Yo al menos no sabía de su existencia y me ha fascinado.
    Excelente post Rodrigo!

    • Mushhhas grasssias, pedacico de arquitecto.
      Sí es verdad que a veces la Historia que nos han contado los “expertos” tiene unas lagunas inexplicables (ejem…). Pero también se aprende muchísimo de episodios que no son mainstream, verdad?
      Gracias por comentar y compartir, Enrique.

  5. Desconocía el edificio y me ha fascinado. Muy interesante el post Rodrigo, otro edificio que visitar y descubrir. Apuntado en mi agenda.

  6. Sergio Mendoza permalink

    Recuerdo que este edificio nos lo contaron en clase, aunque de manera muy rápida. A pesar de eso a mí me llamo muchísimo la atención. Me parece un edificio increíble y de una difícil percepción, pero todo eso se me aclaró cuando vimos las películas de “El Gabinete del Doctor Caligari” y “El Golem”. El mundo del expresionismo es algo que nunca deja de sorprendernos. Este edificio, desde mi punto de vista, nos cuenta esa materialización expresionista que en el cine se consigue de manera más o menos sencilla con tras-escenas de telas y juegos de luces y sombras. Todo eso trasladado a la arquitectura se hace infinitamente más complicado, aunque en este edificio nos pueda parecer bastante sencillo.
    Gracias Rodrigo por seguir haciéndonos viajar por estos entresijos de la arquitectura.
    Un saludo.

    • Imagino quién os lo contaría… que fue quien nos acompañaba por Suiza y nos hizo cambiar de planes en aquel viaje… afortunadamente!!
      Es curioso lo que pasa con el “Expresionismo”: en Pintura y en Cine son siempre elogiados si no venerados; en cambio, en Arquitectura se desprecia bastante en gran medida por la labor de “ocultamiento” que hicieron esos historiadores que defendían el International Style como única respuesta a su zeitgeist. Y, sin embargo, parte de la obra de Mies van der Rohe es inexplicable sin entender sus inicios en la Deutsche Werkbund y sus amistades del expresionismo alemán…
      Me alegra saber que te ha resultado interesante. Muchas gracias por tu aportación, Sergio.

  7. la arquitectura “antroposófica” de fuerte raigambre “orgánica” se basa en los postulados de la ANTROPOSOFÍA, disciplina que plantea la vida de Rudolph Steiner desde su propio crecer bajo la interesada mirada enfocado en los teosofismos , desde Mme Blavatsky, el Rosacrusismo, los postulados del propio Goethe, que no han hecho otra cosa , desde una enorme profundidad y seriedad, que desenmarañar las fuerzas plasmadoras de la naturaleza en relación al HOMBRE y su posibilidad de evolución hacia una gnosis de gran evolución hacia lo espiritual comprometido con el resto de las potencialidades inherentes a la condición del HOMBRE y su desconocida magnitud. En lo personal siento que lo que se debe comprender en nuestro encuentro es que es una arquitectura dónde conviven un aspecto astral, otro etérico, junto al físicamente visible, o sea es una arquitectura de naturalidad triple que está profundamente interligada, y aporta a un enorme desarrollo de quienes tengan la posibilidad de habitarla, de circular por ella, de percibir sus detalles, baste intentar experimentar comprender los capiteles del goetheanum, para acceder a planos de realidad exquisitos. No debe confundirse con un estilo, no lo es, en tal caso obra de quienes tengan la necesaria condición desde su desapego para el intento de ascender al plano de las esferas , allí dónde podemos encontrarnos con los mismísimos sólidos platónicos , al mismísimo plano de la IDEA, de las diacronías, QUE de comprenderse pueden llegar a permitir , desde el discipulado ANTROPOSÓFICO, dar la propia marcha de SINCRONICIDAD accediendo a la arquitectura “quasi sacra” profundamente transformadora de quienes concelebren en ella veros autos sacramentales hacia la profundidad de las revelaciones del YO (fuera de las corrientes afirmaciones derivantes en actos de moda QUE son MANIERISMOS que apoyan una arquitectura del estatus económico y la pertenencia a grupos de especulación y poderío)
    La arquitectura de Antoni Gaudí tuvo algo de éstas cuestiones, pero no me consta que haya habido una intencionalidad y didaxias de la MUTUA TRANSFORMACIÓN, en tal caso algunas mentes pueden llegar a comprender la libertad de entrar y salir que expresa la obra de Gaudí, pero para él, no cómo hecho educador. Y no lo dudo Steiner ha abierto la puerta para transitar el camino de la propia transformación y lo avala una vastísima obra escrita , que , el mismo Steiner, dada su profunda complejidad ha previsto los momentos de que salgan sus muchos escritos desde su producción hasta su publlcación , o sea todavía no han visto la luz pública la totalidad de ellos, además consideremos que fallece en el año 1925, dado que consideró en que momento estaría apto el ser humano para acceder a las verdades esenciales.
    La arquitectura antroposófica nunca debe aparecer cómo estilística, ello distorsionaría su condición de PORTAL HACIA LA CONSCIENCIA SUPERIOR.
    abel jorge tagliaferro ramponi
    arquitecto

  8. Carl permalink

    Es una pena que obras maestras de la arquitectura, como el Goetheanum, también sirvan para hacer proselitismo de sectas pseudocientíficas, como la Antroposofía, que entre sus ideales tiene, por ejemplo. el privar a los niños de vacunas. También es una pena que un genio polifacético y visionario, como Rudolf Steiner, que en su origen fue un librepensador, acabara creando la secta Antroposófica. Esta religión desde la muerte de su fundador no ha aportado nada, absolutamente nada, nuevo a pesar de venderse como “ciencia” (de “origen espiritual”).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

arquitextonica.net

publicación digital sobre arquitectura, diseño, imagen y sociedad red

FAKTA

Espacio para la teoría del arte y la crítica cultural

MASTERS of CONCRETE

Construir, habitar, pensar y citarlo todo

dicho en el vacío

una colección de textos sobre arquitectura y lo que la rodea

arquitectura con minúsculas

"mucha gente pequeña, en lugares pequeños, haciendo cosas pequeñas, puede cambiar el mundo" e. galeano

proyecto.progreso.arquitectura

ISSN 2171-6897 / ISSN-e 2173-1616 / DOI: http://dx.doi.org/10.12795/ppa

cajón (de sastre) de arquitecto

el cajón (de sastre) de arquitecto para la cultura, el diseño y la arquitectura contemporánea

axonométrica

representación de una idea referida a tres ejes ortogonales: la teoría, la práctica y la docencia de la arquitectura

Con un garabato

Garabateando arquitectura

Architectural Disaster LOL

A blog manual for what not to do in architecture. Enjoy :)

LIVE COMPONENTS

Just another WordPress.com weblog

delirious new blog

arquitectura + procesos creativos

UIC Barcelona School of Architecture official blog

UIC Barcelona School of Architecture Official Blog

Josep K

proceso de construcción

PedacicosArquitectonicos

Arquitectura Curiosidades Blender Proyectos Estudiantes Actualidad

n+1

Aquí también hay que leer compulsivamente (LFC)

blanca espigares rooney

Arquitectura, investigación y docencia

el blog de [ r-arquitectura ]

by Rodrigo Almonacid C. (arquitecto)

A %d blogueros les gusta esto: